La experiencia en un nuevo país es siempre enriquecedora. Nunca perfecta, siempre con obstáculos, pero también con oportunidades para que todo sea posible, y Australia no es la excepción a ello. Es un país lleno de oportunidades para quienes las quieren tomar.