TOP
vivir en Canberra la capital australiana
La capital de Australia

Canberra

como es vivir en canberra australia

Canberra

La capital que nadie parece reconocer como tal, la ciudad de la cultura y la ubicación estratégica perfecta en el sudeste australiano. Canberra es mucho más de lo que piensas y, a la vez, lo mejor de vivir en ella puede ser todo lo que te vas a encontrar fuera de la misma. ¡Descubre la capital del país!

1. Clima

¿Conoces el tópico sobre el buen tiempo aussie, siempre cálido y soleado? Pues olvídalo: Canberra es otra cosa. El clima en la capital australiana es, long story short, más frío en invierno, más suave en verano y en general más seco que en otras partes del país. Durante los meses de invierno, entre junio y septiembre, no es raro ver el mercurio bajo cero; en verano, sobre todo enero y febrero, el calor no suele pasar de los 30 grados.

El frío aprieta en invierno, el calor da tregua en verano y pocas veces durante el año la lluvia será un impedimento para hacer planes. Es el retrato del interior australiano, el de las zonas áridas y con poca densidad de población rodeadas de una naturaleza increíble que brinda mil planes y propuestas en las que el clima no supondrá un problema.

Tanto en otoño (de marzo a junio) como en primavera (de septiembre a diciembre), pasarás semanas agradables. Suave y cálido durante el día, refrescante y cómodo cuando caiga el sol. Y, aunque nunca se sabe cuándo pueden caer unas gotas, lo más probable es que el paraguas no sea tu acompañante muy a menudo.

2. Transporte

La capital del país no tiene un sistema de transporte demasiado complejo, como sí puedes encontrar en las ciudades más grandes. Aquí no hay metro, ferry ni dificultades: en Canberra, si optas por el transporte público, te moverás en autobús o tranvía. Las diferentes líneas cubren toda la ciudad y, aunque las frecuencias no son para tirar cohetes, es práctico y cómodo.

Para poder viajar indistintamente, la tarjeta MyWay te permitirá moverte en cualquiera de los dos medios de transporte y pagar con ella tus billetes. Con ella, podrás acceder a mejores tarifas, pero recuerda: deberás pasarla al entrar y al salir del transporte.

Hay líneas para moverte por la ciudad, líneas que conectan con las zonas rurales y, por supuesto, también transporte de larga distancia. Una de las mejores cosas de Canberra es su ubicación: podrás ir en tren a Sydney y Melbourne, llegar a zonas costeras preciosas como Eurobodalla en pocas horas y tener buenas conexiones con prácticamente todo el país.

3. Alojamiento

Canberra, a nivel económico, es una buena ciudad para vivir. Tiene el promedio de salarios más altos del país, y los alquileres van a la par. Aunque no sea una de las ciudades más grandes, sí es de las más caras, prácticamente al nivel de Sydney. Los precios se han moderado en los últimos años, y además la capital tiene una ventaja: al ser una ciudad menos turística, es más sencillo conseguir un alquiler largo y evitarás que te intenten cobrar más en las temporadas vacacionales. Como siempre, en función de la zona en la que vivas y su demanda, los precios variarán, así como si quieres un apartamento solo para ti, una habitación propia en piso compartido o una habitación múltiple.

Estos son los precio medios de alquiler en Canberra:

> Habitación individual: entre 160 y 350 AUD por semana.

> Habitación compartida: entre 100 y 150 AUD por semana.

> Estudio / apartamento de una habitación: a partir de 225 AUD por semana.

4. Alimentación y restaurantes

Canberra no es una ciudad especialmente grande, pero no por ello cuenta con menos variedad a la hora de salir a comer. Como en el resto de núcleos urbanos australianos, la capital se transforma por las noches y los fines de semana, a la gente le encanta salir y aprovecha cualquier momento durante sus jornadas de trabajo para un take away.

El ocio, principalmente, se concentra en la zona de Braddon. Un barrio lleno de tiendas, restaurantes (Canberra tiene unos asiáticos de escándalo), cafés y rincones en los que hacer vida social, con arte callejero, heladerías y centros comerciales. Básicamente, the place to go.

Por lo demás, Canberra no es muy diferente al resto de ciudades de Australia. Encontrarás grandes cadenas de supermercados en las que hacer la compra semanal, mercados en los que comprar productos frescos y una vida a medio camino entre la ciudad y el pueblo.

5. Oferta de trabajo

Canberra es la capital del país y, como tal, buena parte de su mercado laboral está copado por trabajadores públicos: en la ciudad hay miles de puestos de trabajo que dependen directamente del Gobierno, por lo que acceder a ellos para personas con visas temporales, como una Student Visa o una Work and Holiday es complicado, ya que suelen tener la residencia permanente como uno de los requisitos.

Pero si eliges Canberra para tu aventura aussie, ¡no te preocupes! Compartirás ciudad con muchos funcionarios y, además, estarás en una ciudad que, como el resto del país, tiene un mercado laboral dinámico, lleno de oportunidades y con muy buenas condiciones.

La capital no tiene una oferta de hostelería y turismo tan potente como otros destinos, por lo que las oportunidades profesionales se mueven por otros derroteros: empresas privadas que trabajan para el Gobierno, cultura, deporte y mucho más. Y, como en cualquier otra ciudad, con un salario mínimo de unos 20 dólares por hora, que te permitirá tener una vida cómoda, disfrutar la ciudad y cubrir todos tus gastos incluso con un trabajo a media jornada.

6. Turismo: ¿Qué ver en Canberra?

Canberra no es una ciudad grande, lo sabemos, pero… ¡Es la capital! Incluso para muchos australianos, Canberra es una de las grandes desconocidas. Es posible que si llegas a la ciudad sin indicaciones te cueste ubicarte entre sus grandes avenidas y espacios abiertos, pero con estas recomendaciones podrás disfrutarla al máximo.

Parlamento. La sede del Gobierno, el congreso de los diputados y el senado australiano. Podrás visitar el nuevo parlamento y el viejo, justo enfrente; en un vistazo tendrás la historia y el crecimiento de Australia, además de muchos rincones interesantísimos y cargados de simbolismo e importancia.

War Memorial. Completamente imperdible si visitas Canberra. Además de un precioso edificio, el War Memorial recoge el papel de Australia a lo largo de las diferentes guerras sucedidas en la historia.

National Gallery. Canberra es la capital del arte y la cultura, y la galería nacional cuenta con algunas de las obras de arte más increíbles de Australia. Su exposición fija cuenta pintores históricos, internacionales e ilustres tienen algunas de sus obras originales allí, además de mucho arte aborigen, asiático y australiano.

National Arboretum. Un inmenso parque con vistas increíbles, una variedad botánica impresionante y que es, en sí mismo, un homenaje a los terribles incendios que sufrió Canberra en 2001, cuando se decidió la construcción del Arboretum.

Mount Ainslie. Una excursión perfecta para hacer a pie, subir al mirador y admirar las mejores vistas de Canberra. Si no te ves con ganas, también podrás subir en coche. Y, con suerte, te encontrarás algún canguro por el camino 🦘

Lake Burley Griffin. El lago que parte Canberra en dos es, además de una preciosa postal, el lugar para infinidad de planes y actividades. Desde un picnic improvisado hasta deportes acuáticos, eventos y mucho más.

National Portrait Gallery. Todos los rostros más importantes del pasado y presente aussie están aquí. Desde aquellas personas que forjaron históricamente el país que es hoy Australia hasta las actuales celebrities nacidas allí y cuyo rostro es famoso en el mundo entero tienen un retrato en esta peculiar galería.

Old Bus Depot Markets. ¡No todo son museos y cultura! Aunque los planes culturales son geniales, Canberra también tiene ese lado underground y callejero. Una antigua estación de autobuses es el escenario de este mercadillo, lleno de buena comida y puestos con todo lo que podrías desear llevarte a casa.

que ver en canberra australia7. Eventos anuales

Aunque Canberra no sea una de las ciudades ni más grandes ni más pobladas de Australia, su fama de ciudad del arte y la cultura hace que sea un epicentro básico de todo tipo de eventos. Prácticamente cada mes encontrarás planes nuevos que hacer y grandes eventos que, además de dar un color distinto a la ciudad y lanzar propuestas de lo más interesante, atraen a muchísimos visitantes y crean un ambiente encantador.

Summernats. Un festival para abrir el año que encandila a los más amantes del motor. Coches de época, coches modernos, coches restaurados… ¡Coches y más coches! Un evento con olor a gasolina y regado por rock en directo, comida y un ambiente de lo más animado.

National Multicultural Festival. Danza, comida, artesanía, actuaciones y pura historia de las diferentes culturas de Australia. Un festival en el que aborígenes de diferentes backgrounds y miles de visitantes de todas partes celebran, desde 1996, la diversidad de un país con más de 170 nacionalidades propias.

Canberra Balloon Spectacular. Un festival que convierte Canberra en una auténtica postal. Globos aerostáticos surcan los cielos de la capital en uno de los eventos más importantes del mundo en este ámbito. Durante unos días de marzo, al amanecer, decenas de globos se alzan desde los jardines del Parlamento y vuelan sobre la ciudad.

Enlighten. El festival de la luz. Enlighten, durante alrededor de una semana en marzo, transforma la ciudad en una inmensa galería de arte al aire libre que se disfruta, sobre todo, de noche. Luces, proyecciones y esculturas que transforman por completo los espacios y edificios de la capital.

Canberra International Music Festival. El otoño se disfruta con música en Canberra. Entre finales de abril y principios de mayo, el festival internacional de música de la ciudad inunda de conciertos, artistas y suele ser el escenario de lanzamiento de muchos estrenos musicales exclusivos.

Anzac Day. Sí, Anzac Day se celebra cada 25 de abril en todo el país, pero Canberra lo vive de otra manera. La conmemoración del War Memorial, la marcha de veteranos y la ceremonia aborigen de este día solo pueden vivirse en la capital australiana.

Floriade. La primavera trae las flores, y septiembre trae Floriade. Más de un millón de preparados florales se reparten por Canberra en un festival lleno de color, talleres y curiosidades para los amantes de la belleza natural.

Nara Candle Festival. Inspirado en el mítico Nara Tokae Festival japonés, durante octubre Canberra abraza a la cultura japonesa con un festival en el que se celebra lo nipón: gastronomía, origami, caligrafía y, por supuesto, miles de velas.

The Commons Street Feast. En resumen, una congregación de foodtrucks; en la realidad, mucho más. Este festival, celebrado entre noviembre y diciembre, es la bienvenida al verano, a los planes al aire libre, a la buena comida y a las actuaciones en directo. Un must.

8. Curiosidades

Canberra es la capital del país: solo con ese dato, te puedes imaginar la cantidad de datos históricos, anécdotas y curiosidades que esconde en sus calles y edificios monumentales. Aquí van algunas:

> Canberra proviene de la palabra aborigen ‘kamberra’ que, literalmente, significa lugar de encuentro. Un término muy apropiado para la capital de un país.

> Si te gusta el vino, es tu ciudad. En los alrededores de la ciudad hay más de 30 bodegas que producen vinos de gran calidad y que, además, ofrecen visitas guiadas, catas y diferentes tipos de experiencias gastronómicas.

> La ciudad forma parte del estado de Australian Capital Territory (ACT), que se fundó a principios del siglo XX en terrenos cedidos por el gobierno de New South Wales.

> Australia, en el año 1912, convocó un concurso para diseñar la ciudad de Canberra. Hubo más de 100 participantes de 15 países distintos, y finalmente el premio fue para el arquitecto americano Burley Griffin, en cuyo honor bautizaron posteriormente el gran lago de la ciudad.

> El lago Burley Griffin, uno de los lugares más icónicos de la capital aussie y que prácticamente la parte en dos entre la zona norte y la sur, es artificial. Terminó de construirse en 1963 y fue bautizado en honor al famoso arquitecto.

> Muchos barrios de Canberra reciben su nombre de antiguos presidentes de Australia. Zonas como Watson, Deakin, Fisher, Curtin y otras tantas no fueron nombradas así por casualidad.

9. Barrios principales

Canberra es una gran ciudad con alma de pueblo. Combina las grandes avenidas interminables, los edificios monumentales y gubernamentales con los espacios abiertos gigantescos, la naturaleza y una vida más tranquila que en ciudades como Sydney o Melbourne. Si buscas zonas para vivir, estas son algunas de las principales.

Braddon. Si lo tuyo es vivir donde está el jaleo, salir a la calle y ver gente paseando a cualquier hora y no tener que desplazarte para tus planes de ocio, Braddon es la zona. Lo tendrás todo a mano, estarás en el corazón de la ciudad y en un breve paseo llegarás a todo lo interesante.

Manuka. Cerca del parlamento nacional y de infinidad de embajadas y edificios oficiales, en la zona sur de la ciudad, Manuka es genial para tener una vida más tranquila pero sin renunciar a comodidades y servicios. Una vida agradable y calmada.

City Hill. El corazón y centro geográfico de Canberra. No esperes grandes rascacielos como en los CBD de Sydney o Melbourne, pero sí que podrás encontrar todo tipo de servicios, estarás en una ubicación inmejorable y tendrás a tiro de piedra todo lo que puedas necesitar.

Ainslie – Turner. Si te apetece tener la vida nocturna, tiendas y bares cerca, pero sin las incomodidades que a veces supone vivir en el ojo del huracán, las zonas de Ainslie y Turner son vecinas a Braddon. Podrás disfrutar de la zona álgida de la ciudad igualmente pero con más calma, mucho verde y menos densidad de gente.

10. Consejos para los primeros días

Si quieres disfrutar Canberra desde el principio, no cometer algunos fallos de novato propios de quien acaba de aterrizar y vivir como un auténtico aussie, estos consejos para cuando aterrices te vendrán de maravilla.

Hazte con un medio de transporte. Preferiblemente, un coche. Pero el que sea. El transporte público en Canberra es escaso, y las distancias son grandes. Un coche puede ser tu mejor amigo y, además, la capital no tiene tantos problemas de tráfico como Sydney o Melbourne. En su defecto, y ya que la ciudad es mayoritariamente llana, una bicicleta o un patinete eléctrico también pueden hacerte un gran papel.

Mira más allá de la ciudad. Este consejo es aplicable en toda Australia, y en Canberra por supuesto también: la vida de las ciudades es genial, pero también limitada. Investiga qué hay en los alrededores, no dejes que un trayecto de unas pocas horas te eche atrás y verás la de cosas que encuentras. La naturaleza salvaje siempre merece el viaje, y sin salir del asfalto y las calles será muy difícil que la encuentres.

Prepárate para pasar algo de frío. No te preocupes: tampoco te estás yendo a vivir al Polo Norte. Pero, en general, el clima en Canberra es más frío que en el resto de Australia. Los inviernos las temperaturas son bajas y, aunque no nieve, estarás relativamente cerca de las Snowy Mountains y algunas de las pistas de esquí más famosas del país.

Lo que busques está en Fyshwick. Es una zona industrial, aparentemente anodina, pero si quieres comprar cualquier cosa que necesites, está en Fyshwick. Ya sea algo nuevo, de segunda mano, ropa, cosas de hogar, electrónica… Ve allí. Lo tienen.

No esperes una ciudad multicultural. Australia es un país con gente de todas partes, pero Canberra no es precisamente el mejor ejemplo de ello. Al ser una ciudad poblada en un alto porcentaje por trabajadores públicos -puestos mayoritariamente reservados para australianos-, lo más habitual es encontrarte a gente local. Mira el otro lado: tendrás una experiencia 100% aussie 🇦🇺

11. La hora en Canberra

La hora en Canberra funciona igual que en Sydney: la capital aussie se encuentra en el huso horario GMT+10, aunque en función de la época del año el cambio horario respecto a España puede ser de entre 8 y 10 horas. Es decir, al comienzo de la primavera (octubre) y al comienzo del otoño (abril), los relojes se cambian para adaptarse al horario de verano y al de invierno, respectivamente, algo que no sucede en todos los estados australianos.

Eso implica que, al contrario que en el hemisferio norte, los días más largos y luminosos se darán entre octubre y abril, mientras que los atardeceres más tempranos y las noches más largas serán de abril a octubre. Si te entran las dudas, tu móvil puede ser el mejor aliado: configura el reloj internacional con tu país de origen y se acabaron las dudas 😎

 

 

Otras ciudades de Australia.

  • Vivir en Darwin es una experiencia única en la que disfrutar de las ventajas de

  • como es vivir en canberra australia

    Canberra

    Naturaleza, historia, arte y una vida tranquila en una zona rural que te permitirá estar

  • Uno de los pueblecitos con más encanto de Australia. Noosa es increíble por su naturaleza,

  • Con más de 2.000 parques y unos 300 días de sol ideales para hacer vida

  • Buen tiempo, distancias cómodas y un entorno natural que te invitará a dejar la zona

  • La ciudad en la que los rascacielos se entremezclan con inmensas zonas verdes.

  • La ciudad más europea de Australia. La de los barrios llenos de arte, los grafitis

  • Su ambiente relajado y cool invita a dejarte llevar y olvidar las preocupaciones mientras disfrutas

¡Escríbenos!

Tu aventura comienza en 1 minuto, ¡el tiempo que tardas en rellenar este formulario!




    He leído y acepto la Política de Privacidad de Salta Experience, incluyendo las finalidades de tratamiento de mis datos
    Quiero recibir la newsletter de Salta Experience